sábado, 20 de septiembre de 2014

Los "pájaros marrones"

Es habitual, hablar con personas que comienzan en la ornitología y que subrayen, que quizás, uno de los grupos que más les cuesta identificar en el campo es "el de los pájaros marrones". En sí no podríamos considerar esta "catalogación" como una familia, pero casi. La mayor parte de las aves a las que nos podemos referir con este apelativo, son de la familia de los sílvidos (Sylviidae) aunque cabe la posibilidad de que algún túrdido (Turdidae) nos confunda. La práctica totalidad de estas especies habitan en zonas palustres, aunque hay diferencias en cuanto al microhábitat que ocupa cada una de ellas. Esto se complica en época de migración (ya que casi todas son especies estivales), fechas en las que las podemos encontrar en zonas que no esperaríamos, por lo que este tema no lo trataré en la entrada. Tampoco haré alusión al canto, que en primavera puede sernos de gran utilidad, aunque no sera así en otras fechas.

Para intentar arrojar algo de luz en la identificación de este grupo de aves tan tímidas como nerviosas, y dado que en las estaciones de anillamiento donde suelo colaborar, son de las aves más habituales, enumeraré estas especies junto a algunos rasgos que pueden servirnos a la hora de identificarlas. El orden será el asignado morfológicamente, aunque colocaré próximas a las que presentan mayor similitud desde mi punto de vista.

 Turdidae

Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos): Ave de en torno a 16 cm. de longitud. Presenta un tono general rojizo, destacando especialmente el obispillo y las coberteras supracaudales. La cola, algo más apagada, es larga. El ancho de el pico en relación al tamaño del cráneo, será un buen indicativo. Puede presentar tonalidades menos vivas en la zona de las aurículas, pero nunca un diseño facial marcado o bien definido. Especie migradora


Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos)

Sylvidae

Cetia ruiseñor (Cettia cetti): Hasta hace poco era conocido como ruiseñor bastardo, nombre que proviene del "parecido" con la especie anterior, aunque esta especie esta más cercana a una curruca que a un ruiseñor común o un mirlo, ya que pertenece a la familia sylvidae. Si nos fijamos bien, no se parecen tanto. Estructuralmente es un pájaro más pequeño (13-14 cm.) y de alas cortas y redondeadas, la proyección primaria es realmente corta. Presenta una leve ceja, cuya intensidad es variable. El pico es bastante más fino que en el caso anterior, y la cola, más ancha y más corta. Como curiosidad, es el único paseriforme europeo con 10 rectrices en lugar de 12, como el resto de las aves de este orden. Especie sedentaria


Cetia ruiseñor (Cettia cetti)

Curruca mosquitera (Sylvia borin): De tonalidades grises u olivaceas. Uno de sus rasgos identificatívos, es, precisamente, no presentar apenas rasgos destacables. Uno de los que se hace más patente es el "collar" gris puro, que destaca en un tono general verde-grisáceo. El pico es corto y ancho. Las infracobertoras caudales son blancas, lo que nos puede ayudar a descartar muchas especies en caso de dudas. De tamaño similar a la especie anterior. La curruca mosquitera no ocupa hábitats palustres en la época de cría, pero si en migración, lo que puede llevarnos a engaños. Especie migradora.


Curruca mosquitera (Sylvia borin)


Zarcero poliglota (Hippolais polyglotta): Ave ligeramente más pequeña que las dos anteriores (13-14 cm.) La tonalidad es claramente verdosa, aunque la intensidad varía debido al desgaste de las plumas, por lo que pueden verse ejemplares muy apagados. Pecho y vientre de tonalidades amarillas. El pico es relativamente largo y fino. La mandíbula inferior es de color amarillento. Especie migradora.


Zarcero común (Hippolais polyglotta)

Zarcero bereber (Iduna opaca): Especie de distribución limitada, por lo que no todos solemos disfrutar de su observación. En esta entrada utilizaré 2 fotografías de otros anilladores, con el fin de poder completar el grupo. Este es uno de esos casos. El zarcero bereber es marcadamente más pálido que su pariente el común o políglota. Las tonalidades amarillas del pecho y la brida, son reemplazadas por blancos y ocres de menor intensidad. El tono general es un verde arenoso, con matices amarronados. Especie migradora


Zarcero bereber (Iduna opaca) izquierda y centro. Zarcero poliglota (Hippolais poliglotta) arriba derecha.
Fotografia: Angel Tomas Mejias / Fuente: http://aves-extremadura.blogspot.com.es/

Carricero común (Acrocephalus scirpaceus): Ave estilizada, de tamaño y estructura ligeramente parecida a los zarceros, aunque de coloración diferente. Los tonos del carricero común son marrones, nunca tienden al verde. Destaca sutilmente un obispillo de un tono marrón-rojizo más intenso. La brida es ocre, al igual que el pecho, y normalmente es apreciable durante la observación, partiendo de la base de que son aves "muy nerviosas" y de conducta huidiza. Especie migradora. 


Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)

Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus): De aspecto similar al anterior, aunque marcadamente distintos. Podríamos bromear diciendo que es el hermano mayor del carricero común. Si reparamos en su tamaño no cabrá confusión, ya que es mucho mayor que las especies anteriores (16-20 cm.). La robustez del pico nos resolverá las dudas que pudieran producirse, de los más anchos del genero Acrocephalus. La coloración es muy similar al anterior, aunque con un blanco algo mas puro en la garganta. Especie migradora


Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus)

Buscarla unicolor (Locustella luscinioides): Similar a un carricero en coloración y forma. El tono general es algo más oscuro. La forma de la cabeza es algo aplanada, uniendo el pico con la frente en un ángulo de muy poca inclinación. Leve ceja de color ocre y sutil diseño facial algo difuso. Uno de los rasgos clave es el diseño de la cola e infracobertoras caudales. La cola esta escalonada del centro hacia el exterior y las infrabobertoras presentan la punta con un matiz más claro que el centro de la pluma. Especie migradora.


Buscarla unicolor (Locustella luscinioides)

Diseño de la cola e infracobertoras caudales.

Buscarla pintoja (Locustella naevia): Quizás, de las especies que menos confusión puedan producir. Tamaño similar a los anteriores (12-13 cm.). De color pardusco aunque con el centro de las plumas de color negro. El diseño general da una impresión estriada. La cola también está escalonada, aunque las infracobertoras, en este caso, son totalmente diferentes. Especie migradora


Buscarla pintoja (Locustella naevia).

Diseño de la cola e infracobertoras caudales.

Carricerín común (Acrocephalus schoenobaenus) / Carricerin cejudo (Acrocephalus paludicola): Ambas especies presentan rasgos similares. Plumas del cuerpo y de vuelo con bordes de colores ocráceaos y marrones. Las dos especies únicamente están en la península en épocas de paso, aunque en números diferentes. El paso de carricerín común es muy abundante, aunque sin dejar de ser un ave discreto. Sin embargo, su pariente cercano, el carricerin cejudo, se encuentra en una situación más delicada y sus registros son de interés al ser una especie insuficientemente conocida y en declive. El rasgo principal que los diferencia es la lista que atraviesa el píleo del carricerín cejudo a modo de cresta, y una mayor amplitud relativa de la ceja. En algunas posiciones, como veremos en las fotos, su diferenciación se hace complicada, sin embargo en otras y dependiendo de la edad, la variabilidad individual y el desgaste de cada ejemplar, resultará más sencillo. Especies migradoras, solo en pasos.


Carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola) izquierda,
 carricerin común (Acrocephalus schoenobaenus) derecha.

Dorso: Carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola) izquierda,
 carricerin común (Acrocephalus schoenobaenus) derecha.

Carricerín real (Acrocephalus melanopogon): Para la ultima especie cojo prestada la segunda foto, esta vez del blog del grupo de anillamiento Pit-roig. De tamaño similar al común, en el carricerin real destaca una coloración más rojiza. Presenta una amplia ceja que se ensancha en la parte trasera, y que muestra un blanco puro sin matices amarillentos u ocráceos. Contrasta con un píleo profusamente jaspeado de negro. El diseño facial, muy marcado, incluye aurículas, brida y lista ocular. Especie sedentaria, con desplazamientos invernales.


Carricerín real (Acrocephalus melanopogon)
Fotografia: Carlos Mompó / Fuente: http://grupodeanillamientopitroig.blogspot.com.es/

Hay otras muchas especies que se podrían englobar dentro de este nutrido grupo de "pájaros marrones" pero creo que la entrada abarca las que mayores complicaciones presentan. De estas aves podríamos estar hablando durante horas sin acabar de aportar detalles que matizarían una identificación en muchos aspectos, aunque la idea era que no resultara tedioso y que su consulta fuera algo ameno, espero haberlo conseguido.

6 comentarios:

  1. Gran entrada.
    Para mi sin duda , diferenciar un carricero comun de un buscarla unicolor (sin ver la infracobertoras caudales, claro!).
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el artículo y muy claro con las fotos

    ResponderEliminar
  3. Buena entrada, los 'marronius' son de lo más complicado que hay. Lo malo es que se suelen ver moviéndose muy nerviosos y normalmente poco tiempo

    ResponderEliminar
  4. Muy didáctico y generoso por tu parte. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por los comentarios, me alegro de que resulte didáctica. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Vaya!, no conocía este blog y me ha sorprendido gratamente. Enhorabuena, pasaré a menudo sin dudarlo.

    ResponderEliminar