miércoles, 9 de noviembre de 2016

Busardo moro en Ávila

El pasado 2 de noviembre pudimos disfrutar con la observación de un ejemplar de busardo moro (Buteo rufinus rufinus) localizado en el municipio abulense de Blascomillán, el pasado 19 de octubre por parte de Marcos Díaz. Se trata de un ejemplar de 2º año que presenta varios centros de muda en plumas de vuelo, lo que ha facilitado su datado. Esta cita supone el segundo registro de la especie para la provincia de Ávila y al menos el 5º para la comunidad de Castilla y León. El registro previo se corresponde con un ejemplar observado en septiembre de 1998, atribuido a la subespecie nominal (rufinus) al igual que en este caso, confirmado así por varios expertos en la especie a los que se ha consultado.


Busardo moro (Buteo rufinus) Blascomillán (Ávila) 02/11/2016

Diseño de cola y centros de muda del busardo moro de 2º año.


El ratonero moro presenta dos subespecies; rufinus, de mayor tamaño y envergadurase distribuye por Oriente Medio y Asia, y sus poblaciones se consideran migradoras de larga distancia, y cirtensis, en el noroeste de África, considerada sedentaria a pesar de que en los últimos años se han producido numerosos registros en el sur de la península ibérica y que incluso a llegado a reproducirse en la provincia de Cádiz. La diferenciación entre ambas subespecies es en ocasiones compleja, razón por la que en muchos registros de campo no se concreta la raza.

Las primeras citas de ratonero moro en España datan de finales del siglo XIX. En la bibliografía se hace mención de varios individuos obtenidos en 1873 y 1882 en Málaga y Cádíz, conservándose este último aun hoy en día en el Museo Británico. Pero la sospecha de que estas y otras citas antiguas registradas con el nombre de Buteo ferox o B. desertorum pudieran deberse a confusiones con la raza oriental de busardo ratonero (Buteo buteo vulpinus) del que en ocasiones resulta complicado diferenciarlo, hizo que no fueran tenidas en cuenta, retrasando la inclusión de la especie a la fauna ibérica durante varias décadas. Existen citas probables desde 1958 (principalmente en el sur peninsular, Doñana, Tarifa, Gibraltar y Cazorla, con un registro en Navarra, quizás el primero en el que se aseguraba la identificación) incluso en algunos trabajos se hacía referencia a una posible presencia de la especie en la península ibérica (Bernis, 1966). Desde la creación del Comité de Rarezas en 1984 y hasta 2013 se han homologado 37 citas de al menos 42 aves, repartidas por la península y Canarias, con la mayoría de ellas en Andalucía (curiosamente, en este tiempo tan solo se ha homologado un registro de B. buteo vulpinus). Los registros tienen lugar principalmente entre los meses de febrero a junio y de agosto a noviembre, con máximos en septiembre, lo que suele atribuirse a la dispersión postnupcial de las poblaciones del Magreb.





Además, en 2009 la especie se reprodujo por primera vez en la península ibérica, concretamente se registró la reproducción de una pareja de la subespecie cirtensis que logró sacar adelante 2 pollos en el entorno de Tarifa, a tan solo 20 km de los busardos moros reproductores más cercanos (Ceuta). Desde entonces ha habido informes de hasta 6 parejas reproductoras, incluido un caso de hibridación en 2010 (noticiario de Ardeola 59 (1) pp. 373-374) cuando una pareja formada por una hembra de busardo moro y un macho de busardo ratonero (Buteo buteo) lograron criar 3 pollos, algo que tampoco se había registrado con seguridad hasta entonces. A pesar de que estos pollos fueron marcados, esta situación podría haberse dado en más ocasiones sin que se haya tenido constancia de ello, lo cual dificultaría aun más la correcta identificación de la especie, que podría presentar actualmente en la península ibérica híbridos de varias generaciones. Esto sumado a los diferentes morfos y subespecies del busardo moro, así como a la variabilidad del busardo ratonero y sus subespecies (especialmente en la península ibérica donde algunos trabajos volvían a rescatar en 2004 la subespecie hispaniae, que presentaría mayor proporción de individuos rojizos que la subespecie nominal) o como es el caso de vulpinus, complicarían aun más las cosas.





Fuentes

- Bernis, F. 1966a. Migración en Aves. Tratado teórico y práctico. Sociedad Española de Ornitología. Madrid

- De Juana, E. 2006. Aves raras de España. Lynx Edicions. Barcelona.

- De Juana, E. y García, E. F. J. 2015. The birds of the Iberian Peninsula. Bloomberg. Londres.

- Elorriaga, J. & Muñoz, A. R. 2010. First breeding record of North African Long-legged Buzzard Buteo rufinus cirtensis in continental Europe. British Birds, 103: 399-401.

- Elorriaga, J. & Román, A. 2010. Primeros casos de reproducción e invernada del busardo moro en la península ibérica. Quercus, 293:32-34.

- Kruckenhauser, L., Haring, E., Pinsker, W., Riesing, M. J., Winkler, H., Wink, M., Gamauf, A. (2004). Genetic vs. morphological differentiation of Old World buzzards (genus Buteo, Accipitridae). Zoologica Scripta, 33 (3): 197-211.

- Lista de aves raras de España 2016
http://www.seo.org/wp-content/uploads/2016/03/Lista-de-rarezas_2016.pdf

Tapia, L. (2016). Busardo ratonero – Buteo buteo. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Morales, M. B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

2 comentarios: